Mitos sobre la facturación electrónica

LA FACTURA ELECTRÓNICA ES CARA:  FALSO

 Una empresa que incorpora la factura electrónica, puede generar un ahorro de casi 90% en los gastos de papel destinados para la impresión facturas.

Asimismo, un ahorro de similar proporción en traslados y courier relacionados a la repartición y recepción de facturas para los clientes.

NO HACE A LA EMPRESA MÁS COMPETITIVA:  FALSO

Contrario a lo que se cree, incorporar la factura electrónica brinda mayor competitividad porque es una herramienta de transformación positiva ya que permite transparentar a la empresa, volviéndola más confiable ante entidades bancarias y es una fuente de liquidez para las empresas, ya que brinda la posibilidad de cambiar una cuenta por cobrar por caja o capital.

HACE LOS TRÁMITES MÁS DIFÍCILES: FALSO

La factura electrónica permite un ahorro de espacio y un aceleramiento de los procesos administrativos, esto se debe a que ya no requiere un archivamiento físico de los documentos, todo está en digital.

La facturación electrónica facilita las gestiones de emisión, búsqueda y demás requerimientos contables asociados al tema de la facturación de toda empresa.

“Representa a la larga un ahorro en horas hombre, muy beneficioso. Asimismo ya no existe la pérdida de las factura, lo que requería incluso presentar una denuncia policial”.

SIN SELLO NO HAY VALIDEZ:  FALSO

Muchos empresarios tienen reparos al adoptar la factura electrónica en sus empresas debido a la creencia de que enviarla de manera digital no tendrá ningún mecanismo de acuse de recibo, como el sello de recepción en una factura física.

No obstante, los mecanismos de factura electrónica tienen una serie de mecanismos tecnológicos, como la firma digital, que permiten determinar su veracidad y recepción.

Es posible también implementar soluciones para seguimiento de correo electrónico donde podemos saber si el correo llegó, se abrió y cuándo ocurrió todo esto, así podemos confirmar que el ciclo de envío se completó

Scroll al inicio